15 PAUTAS PARA DESCONECTAR EN VACACIONES

Todos en nuestra vida estamos acostumbrados a ir acelerados: vivimos con una lista de tareas pendientes en la cabeza, tendemos a pensar en cosas que ya ocurrieron y a anticiparnos a lo que puede estar por venir. Por ello es realmente necesario tomarnos un tiempo para relajarnos, parar y desconectar. Sin embargo llega el momento, nos ponemos frente a un mar en calma y casi 4 de cada 10 siguen con la cabeza revolucionada. ¿Qué está ocurriendo? ¿Qué debemos hacer para conseguir la mayor desconexión posible?

1. Antes de nada toma consciencia de la importancia de la desconexión. Cuando tenemos una vida con demasiadas obligaciones, preocupaciones o problemas necesitamos darle a nuestra mente una pausa. Nos lo merecemos. Pon una fecha para irte e intenta dejar todo lo importante resuelto antes de irte. Piensa que las vacaciones son un tiempo desdicado a volver a nuestro estado natural de calma, reequilibrarnos, recargar energías y así poder hacer frente, de manera mucho más eficiente, a las dificultades del futuro.

2. Lo importante no es la cantidad de días de vacaciones que tengas, lo que realmente importa es que en tu tiempo de vacaciones elimines todo tipo de obligaciones y te proporciones tiempo de calidad. En serio, busca la manera de hacer lo mínimo posible. Si puedes, también intenta pasar por lo menos 15 días seguidos de vacaciones para que realmente consigas la sensación de un cambio real en la rutina.

3. Elige un destino para descansar acorde a tus gustos. Quizá sea playa, montaña, una casa en el bosque o un pequeño pueblo donde hacer actividades que no puedes hacer durante el resto del año. Es el momento de darte aquellas cosas y actividades que te hacer sentir bien y te gustan, pero que no puedes hacer el resto del año por falta de tiempo.

4. Antes de irte de vacaciones o el primer día de ellas haz una lista de gracias ¿Qué cosas buenas tengo en mi vida? Cuando escribimos lo positivo de nuestras vidas acercamos el positivismo a nuestra mente y alejamos el negativismo.

5. Evita el mundo digital, y si realmente no puedes, limítalo lo máximo posible. ¡No entres en tu correo electrónico ni una sola vez! Y si puedes, deja todo el día el teléfono en silencio o apagado.

6. Abraza el mundo analógico: Lee un libro, la prensa impresa, resuelve crucigramas, compra revistas que sean de tu interés, resuelve crucigramas, pinta, dibuja o intenta hacer algo creativo.

7. Olvídate del trabajo. Mentalízate de que nadie es imprescindible y dile a tus compañeros que se encarguen ellos si surge algún imprevisto mientras estás de vacaciones, pero desconecta del verdad del trabajo. Si es imposible, acota un tiempo dirario para dedicarlo al trabajo, pero fuera de ese horario, el trabajo no existe.

8. Cuida la alimentación: Aprovecha para comer sano, cosas que te gusten pero también cosas que te nutren y te aportan vitaminas y nutrientes. ¡Disfruta de un zumo de naranja por la mañana o de comer uvas en la playa!

9. Mantén la actividad física. Puedes ir a correr por las mañanas o dar un largo paseo cada noche antes de irta a dormir, dar unos largos en el mar, practicar kayak o aprender un nuevo deporte. Comenzará dándote pereza, pero acabará haciéndote sentir relajado y satisfecho.

10. Apaga el despertador. Es el momento de dormir por lo menos 8 horas y disfrutar de nuestra cultura de dormir la siesta después de comer.

11. Habla de cosas buenas. Está prohibido hablar de trabajo o de cosas que te hacen sentir mal. Debes de intentar hablar de aquello que va bien, te gusta y te motiva. Huye de las quejas y no te canses de sonreír o de decir "qué bonito..., qué rico..., qué gusto,,,".

12. Rodéate de personas que sumen y con las que crezcas personalmente. Colecciona momentos inolvidables y felices.

13. Cuando vivas algo bonito evita hacerte un selfie o caer en la tentación de publicarlo en las RRSS. Los momentos, en vacaciones, están para vivirlos, no para publicarlos o mejorar nuestro ego o imagen públicsas.

14. Sé flexible ante los imprevistos e intenta tener paciencia. Quizá puedas tardar más o menos en relajarte pror tu personalidad, pero practicando midfullness y buscando tus momentos, cada día, te sentirás mejor.

15. Antes de volver al trabajo vuelve a tu rutina habitual para que luego te resulte más sencillo incorporarte al trabajo y evitar la depresión postvacacional ¡No vuelvas de tus vacaciones el día antes de empezar a trabajar!

Con cariño, ¡Felices vacaciones a todos!


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

Artículos Relacionados

  • NUESTRA VIDA A EXAMEN
    NUESTRA VIDA A EXAMEN

    Normalmente vivimos demasiado acelerados como para hacernos las preguntas más básicas y elementales que debieran regi...

  • 7 PASOS PARA SUPERAR LA IMPACIENCIA
    7 PASOS PARA SUPERAR LA IMPACIENCIA

    Nadie nace con paciencia. Los bebes, ante la insatisfacción de sentir hambre lloran para conseguir cubrir esa molesti...

  • APRENDE A DORMIR
    APRENDE A DORMIR

      ¿Eres de los que les cuesta conciliar el sueño? ¿Te despiertas por la noche o te despiertas demasiado pronto? La re...