CÓMO LLEVARSE BIEN CON LA SOLEDAD

CÓMO GESTIONAR LA SOLEDAD

 

Decía Jean Michel Quinodoz que "la soledad tiene dos rostros". "Puede ser una mortal consejera, pero cuando se la domestica, puede convertirse en una amiga infinitamente preciosa". Pues bien, ¡Hablemos sin miedo de la soledad!

 

¿Estoy solo o me siento solo?

Hay una gran diferencia entre "estar solo" y "sentirse solo"... Estrictamente la solead es un estado de aislamiento en el cual una persona se encuentra sola, sin acompañamiento de una persona o un animal de compañía. Sin embargo son muchas las personas que no estando solas, se sienten así.

 

¿Es normal sentirse sólo?

Tener una cierta sensación de soledad es perfectamente normal: situaciones como preparar una oposición, pensar en la muerte o estar ingresado que pueden hacer aflorar estos sentimientos. Sin embargo, en las últimas décadas, el sentimiento de soledad se ha extendido demasiado y con especial incidencia en los jóvenes pertenecientes a la generación milenial.

 

 

¿Nos sentimos cada vez más solos?

Los datos así lo indican: Según los estudios cada vez son más las personas que manifiestan no tener amistades sólidas (en América el 25% de los encuestados manifiesta no tener ningún amigo íntimo) y el número de personas con las que un estadounidense habla de cosas importantes ha pasado de 3 a 2.

 

¿Por qué?

La respuesta te va a sorprender... La psicóloga Caroline Beaton nos explica que cuando una persona se siente sola, seguramente por protegerse y por el maltestar interno al que hace frente, suele adoptar ante los demás una actitud defensiva y hostil con la gente que tiene contacto. Esas personas, al sentir esa hostilidad, tienden también a protegerse y a ver afectado su estado anímico, contagiando esa sensación de "mejor me alejo para no sufrir". Otro modelo de conducta similar que ocurre mucho en estos tiempos es el hecho de que se abandona con demasiada facilidad las relaciones humanas: mucha gente cuando siente que una relación se estanca o es menos intensa que antes decide abandonarla y darla por perdida con suma facilidad. Esto genera una inseguridad y una desconfianza ya que dejas de ver las relaciones como sólidas y al final, como defensa, nos protegemos y reproducimos las acciones que nos hacen sentirnos inseguros en nuestra vida diaria.

Otra gran causa es el impacto de Internet. Esta herramienta sustituye las relaciones cara a cara y permite desde la distancia mantenerte "conectado" con la gente que quieres. Sin embargo suponen una enorme trampa: a través de las redes sociales sentimos que estamos gestando y afianzando las relaciones con otras personas, pero no es así, es un sucedáneo que se parece mucho, pero que en el fondo difiere enormemente: Con las redes sociales tienes la ilusión de que puedes sentirte cerca de los demás de forma inmediata, pero esa sensación de conexión desaparece cuando nos alejamos de los aparatos tecnológicos que nos permiten estar conectados. Contrariamente los lazos de amistad que se forjan con diálogos cara a cara y el contacto físico permiten sentir una conexión incluso días después de no ver a la otra persona.

Por así decirlo, las redes sociales es pan para hoy y hambre para dentro de una hora mientras que las relaciones presenciales perduran mucho más en el tiempo, nos llegan más hondo. Las personas que se sienten solas pueden alimentarse mucho de los vínculos mantenidos a través de internet sintiendo una satisfacción inmediata, pero tan corto placista que necesitarán alimentar esos vínculos constantemente para nitigar su sensación de soledad.

 

La parte buena de la soledad

Todos en algún momento experimentamos o incluso vivimos la soledad, por lo que es importante dejar de mirar esto como un enemigo mortal y ser más justos y benévolos. La soledad puede bajar nuestro ánimo, pero también puede ragalarnos muchas cosas:

  • Los estudios demuestran que cuando estamos solos mejora nuestro estado cognitivo. Puedes aprovechar cuando estás solo para leer, estudiar o realizar acciones que requieren concentración.

 

  • Cuando estamos solos tienden a deprimirse nuestros estados de ánimo, pero cuando la soledad llega su fin, los estados de ánimo aumentan significativamente, por lo que si estás sol@, piensa que es temporal y que cuando esa etapa termine, tu mente va a valorar mucho más lo positivo de estar acompañado.

 

  • La soledad nos permite mirar a nuestro interior, concentrarnos en nosotros mismos y crecer positivamente como personas, construir nuestra identidad, replantearnos nuestros principios, nuestra creencias, valores, etc. A veces la velocidad de nuestras vidas, el ruido y las demás personas nos mantienen tan desconectados de nosotros mismos que la soledad es un regalo precioso para poder reencontrarnos y descubrirnos.

 

  • Para mucha gente la soledad signifca un pasaje de oro a la creatividad, a la expresión artística.

 

 

¿Cómo puedo sentirme mejor?

Al entender porqué la gente se siente cada vez más sola podemos ver en qué fallamos y corregirnos.

Por una parte es de vital importancia hacer ejercicios para tener una autoestima sana y fuerte, para que cuando alguien nos trate con hostilidad o nos abandone con demasiada facilidad, nuestro yo interno quede lo más intacto posible y no generemos formas de actuar que nos llevarían a sentirnos cada vez más solos.

Trabajar en nuestra seguridad es algo también muy importante, sobre todo cuando te sientes sol@ por tomar un camino diferente a la mayoría. Debes de asimilar que ser diferente o querer recorrer un camino distinto no es negativo, eres único, tienes solo una vida y debes de disfrutarla como tú quieras, no como los demás quieran.

Por otra parte es necesario hacer un uso de las redes sociales desde la conciencia, entendiendo que son útiles en ciertos casos donde la distancia se impone, pero que en todo caso, la vida real está ahí fuera y es ahí donde se construyen relaciones sociales fuertes que se cuelan en nuestra alma y nos hacen sentir que caminamos por la vida acompañados.

Si te sientes sól@ por no tener pareja debes de hacerte esta pregunta y trabajar sobre ella: ¿Entonces necesito una pareja para ser feliz? Si dudas en la respuesta piénsalo dos veces: seguramente tienes familia, amigos, quizá una mascota y, por supuesto, a ti mism@. ¿De verdad necesitas una pareja para ser feliz?

Por último, si sientes que esto se te hace demasiado grande o que lo estás pasando demasiado mal te recomendamos que acudas a un psicólogo que pueda ayudarte a gestionar mejor algunas situaciones, a generar un mayor amor propio y a constituir una autoestima sana y fuerte.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Artículos Relacionados